LED son las siglas en inglés del concepto “diodo emisor de luz”, inventado en la década de 1920, en Rusia, cuando al pasar corriente eléctrica por un diodo semiconductor de silicio y carbono (formado por dos regiones, una con carga positiva y otra negativa) se logró producir luz visible debido a la pérdida de energía que se ocasiona cuando los electrones transitan entre ambos polos.

A pesar de las primeras observaciones, la tecnología LED no se retomó sino hasta los años 60, cuando empezó a utilizarse su principio de electroluminiscencia (creación de luz mediante la excitación de los átomos) para aplicarlo en pequeñas lámparas (focos) indicadoras de aparatos electrónicos y en controles remotos.

Con el tiempo, la tecnología LED fue perfeccionándose, de emitir una luz muy tenue, en rojo o verde, hasta las potentes lámparas de luz ultrabrillante que hoy en día hay disponibles, en diferentes longitudes de onda o colores, no sólo para el uso doméstico y decorativo, sino en adelantos de muchas otras áreas del conocimiento.

Hemos llevado a cabo estrategias comerciales con las empresas líderes en la fabricación de Iluminación Tecnología LED.

Las mejores marcas y la línea más avanzada de iluminación digital por medio de tecnología LED, la cual permite desarrollar 17 Millones de colores en un sin fín de posibilidades y una vida promedio de 70 mil horas.

LED vs. el calor
El intenso calor veraniego muchas veces nos impide llevar a cabo nuestras actividades en el interior como lo haríamos en otra estación. Ese sentimiento casi asfixiante puede disminuir con el uso de lámparas LED.

Un cambio en la iluminación de casa puede hacer la gran diferencia. Las lámparas tradicionales generan calor en el ambiente, mientras que las de LED no.

Las lámparas incandescentes únicamente aprovechan el 5% de la electricidad que consumen en iluminar, mientras que el 95% restante se escapa en forma de energía calorífica.